Suscríbete a mi Poema Diario

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. 664-394-9179

February 22, 2018

January 16, 2018

Please reload

Entradas recientes

UNA ÚLTIMA ESPERANZA... O NINGUNA

August 1, 2018

1/5
Please reload

Entradas destacadas

EL TRABAJO DEL HOGAR

February 22, 2018

(Con admiración, respeto y empatía a Didi Mona Pintura )

 

 

De antemano sabemos que las labores menos reconocidas y bien remuneradas son las labores que hacen las mujeres en cualquier tipo de empleo, ya sea profesionistas o no. En México incluso las mujeres carecen de igualdad de salarios, salvo en uno que otro empleo que realmente el salario es igualitario. Sin embargo, cuando se trata del trabajo del hogar la gente, hombres y mujeres, lo siguen viendo cual si fuera un situación hacerles "un favor" a las mujeres que no son profesionistas.

 

El trabajo del hogar, que no es trabajadora doméstica, ni criada, ni servidumbre, ni chacha, ni la señora que me ayuda, (porque todas estos adjetivos son peyorativos y discriminatorios), ha sido el más relegado en función de derechos, tanto como el del trabajo sexual. En México se sigue viendo el trabajo del hogar como un empleo que no merece más que el dinero que se le pueda pagar por día.

 

Mujeres que se dedican al trabajo del hogar en México, específicamente en Tijuana, están haciendo un llamado a la ciudadanía para reconocer su trabajo como tal, y esto quiere decir con todo aquello que la ley les pueda otorgar, derechos que debieran tener como cualquier otro empleo.

 

Las trabajadoras del hogar necesitan tener también un vida laboral asegurada, esto es: tener un salario fijo que vaya en aumento conforme va en aumento el salario mínimo, servicio médico, aguinaldo, vacaciones pagadas, y todo cuanto la Ley del Trabajador y la Trabajadora ofrece. Pero sobre todo se trata de exigir un trato digno, un trato que respete las garantías y los derechos de las mujeres trabajadoras del hogar.

 

Hay mujeres en la vida cotidiana que no tienen el tiempo para tener una casa limpia, porque muchas de ellas trabajan, y de no ser así, también hay mujeres que no quieren hacer el quehacer del hogar porque simplemente no les gusta o interesa, y terminan contratando a mujeres trabajadoras del hogar que les "ayude" con estos menesteres. Sin embargo, en pleno siglo XXI las trabajadoras del hogar siguen siendo vilipendiadas, pero sobre todo menospreciadas por sus empleadores o empleadoras. Esto no debe continuar, debemos hacer que las mujeres trabajadoras del hogar tengan el lugar que les corresponde como tal.

 

En Tijuana, estamos viendo ya esos avances de unificación de mujeres que desean una calidad de empleo, y por ende de vida, que mejore su situación