VOLVER AL ORIGEN Y FORMAR COMUNIDADES



La situación actual sigue siendo alarmante por lo que es necesario que la gente permanezca en sus casas, pero ya que están en ésas yo les recomiendo que aprovechen y regresemos al origen, éste se perdió hace muchísimo tiempo, pero podemos recuperarlo con una visión fresca y distinta.


Están en el momento preciso para crear nuevas comunidades, grupos de familia, amistades o vecinos, pero es necesario regresar a ello y desde ahí comenzar una etapa diferente, nueva, necesaria.


Al crear de nuevo comunidades hacemos que la gente que pertenece a ella sea parte de un todo donde se creen espacios seguros para todas las personas que le rodeen. No se trata de crear edificios o comunas, eso no funciona. La comunidad es simbólica, pero práctica y real, es decir, no necesita la gente vivir junta para crear comunidad, se crea comunidad desde que entre personas desde mismo grupo se apoyan para continuar. Una comunidad que genere su propio alimento con huertos caseros. Una comunidad que apoye a la gente más necesitada de su grupo. Una comunidad dispuesta a crear un ciclo que funcione para todas las personas.


No comercialicen la idea porque volverán a lo de siempre, y terminará como una modita mediocre de ésas de las que se avientan. No se trata de invitar a gente desconocida a tu grupo, para ello es necesario que ustedes como grupo se sientan seguros y seguras entre sí. Y es ahí donde podría comenzar una nueve serie de valores porque lo que hay ya no funciona, es necesario adaptarse y buscar una nueva escala de valores que les identifique.


Si logran esto automáticamente, en lo micro, lograrán vivir en ambientes tranquilos, no tóxico, ni violentos, discriminatorios o precursores de crímenes de odio. Cuando se crean comunidades éstas comienzan a velar por su grupo, respeta, protege, propone. En estas comunidades se puede educar a los y las más pequeñas sin necesidad de las escuelas que forman máquinas. Es necesario que la comunidad abrace las necesidades de su grupo y busque soluciones, siempre las hay.

Es importantísimo aprovechar este tiempo y comenzar por crear comunidad con tu familia o amistades cercanas, con quienes tú desees formar comunidad, con quienes ustedes se sientan seguros y seguras sabiendo que aportan algo al grupo. Cada quien debiera asumir una responsabilidad que beneficie al grupo, y de paso, responsabilidades y decisiones que beneficien a cada una de ustedes como personas.

Que por lo menos una vez al día la gente coma reunida, junta. El compartir la mesa es algo muy esencial para las nuevas comunidades, el alimento acerca, congrega, comparte, ofrece nuevos momentos. Cuando la gente esté cocinando desde ahí comienza el reunirse, oler los sabores, ver la preparación, aprender, porque es necesario que todas las personas aprendan a cocinar para cuando creen sus propias comunidades. Compartan su alimento con las personas que aman, generen sus propios insumos y vuelvan am origen, vuelvan a la tierra, vuelvan a ser personas.


Les aseguro que si logran esto y formar comunidades, dentro de pronto los crímenes, la delincuencia irán disminuyendo poco a poco, porque por la misma responsabilidad que tienes con tu comunidad no permitirá que reproduzcas algo que perjudica.


Esto es un proceso largo, pero vale la pena y están muy a tiempo. No se trata solo en época de Pandemia y su cuarentena, se trata de hacer esto de hoy en adelante, dejar el individualismo para abrazar tu propia comunidad. Y a quienes no les interese, no les guste, no sepan cómo, no se preocupen también ustedes por sí solos y solas pueden crear ambientes seguros para otras personas, pero el beneficio de formar comunidades es el estar atentos y atentas al bien común que les rodea y debe rodear a todas las personas.


Formar comunidades no implica gasto extra, ni esfuerzo desmesurado, lo único que se requiere para formar comunidades es voluntad, disposición y responsabilidad. Esta responsabilidad sí es individual, cada quien debe hacerse responsable de lo que ofrece a su grupo, y si no es capaz de adaptarse entonces será necesario pedirles que dejen a la comunidad para que ésta no se perjudique, o bien quedarse si estuviesen dispuestos a modificar sus hábitos.


Quiero creer que aún hay más gente con buenas intenciones que gente con intenciones retorcidas, por eso considero que sí podría funcionar. Y así poco a poco desde lo micro podrán ir construyendo una sociedad saludable y responsable. Creen comunidades de acuerdo a sus contextos y necesidades, formen estas comunidades con la gente que aman, con quienes quieren apoyarse y protegerse entre sí. Regresen al trueque, al intercambio, al compartir con las personas que menos tienen.


Ésa sería la responsabilidad de cada grupo o comunidad: apoyar a quienes menos poseen. No se trata de regalarles nada, se trata de ayudarles a crear condiciones dignas de vida.


Es necesario volver a la base que a la generación más joven no le ha tocado vivir ni por error. Por la generación más joven háganlo, no por ustedes, la primera generación ya va de salida, y este movimiento le corresponde a la segunda generación, a la gente de 26-56 años, es responsabilidad de esa generación, y aunque sabemos es una generación limítrofe la sociedad entera puede comenzar a crear comunidades sin esperar a que esa generación haga algo de provecho, porque la realidad es que es una generación pasiva, gritona, escandalosa, pero nada propositiva, volver a la comunidad podría salvar al mundo de morir en caos social.


Marzo/30/2020

26 vistas
Suscríbete a mi Poema Diario

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. 664-394-9179

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon