VERGÜENZA TRISTE


En verdad que qué culero es encontrarte con gente que conoces y enterarte que son una mierda como personas.


Hoy, sin tener mucho que hacer en las Redes Sociales, me topé con un perfil en IG donde mujeres jóvenes denuncian a sus agresores sexuales, acosadores, violadores y demás estupidez.


Las chavas envían de manera anónima su relato, y así tal cual llega a DM así se le toma foto y se publica. Estas chavas no les queda de otra, es de las pocas cosas que pueden hacer porque los batos se salen siempre con la suya en estos temas. Y así cuando una se anima, se animan más mujeres a denunciar a otros batos mierda o incluso a denunciar al mismo.


A mí me da coraje, vergüenza y tristeza. Son chavos, apenas recién adultos y ya traen un historial espantoso que les va a perseguir el resto de sus días o al menos eso se espera. Y no sólo son los agresores sexuales, también hay batos cómplices que no dicen nada y ven todo, esos también pertenecen a la misma mierda de personas.


En la página hay varias denuncias, y de esas denuncias hay batos que fueron mis alumnos, que escucharon hablar de estos temas reprobando estas acciones. No pueden quererse zafar con decir que ellos no sabían que lo que hacían estaba mal, ni que nadie les había hablado del respeto y los derechos de las mujeres.


Lo siento muchísimo por las mujeres jóvenes que han tenido que pasar por esto porque si no fueron forzadas, fueron drogadas para forzarlas. Qué espantoso ha de ser despertar consciente y darte cuenta de lo que sucedió, o peor, que por alguien más te enteres que te vieron con esos batos mierda y nadie hizo nada.


La denuncia no sirve de gran cosa, pero para las mujeres que denuncian sí es un inicio y es grande, porque muchas de ellas se han quedado calladas por miedo, porque las respuestas de estos batos siempre es: “No pasa nada”, sí, sí pasa y mucho, y lo que pase o no sólo es decisión de las mujeres, de nadie más. La denuncian pública se ha vuelto un ligero desahogo para muchas mujeres, porque al menos muchas de ellas sienten necesario el denunciar a sus agresores para que nadie más sea víctima, para que ninguna otra mujer tenga que pasar por esto.


Cómplice es aquella persona que sabe y calla, no defiendan a sus compas mierdas. Denuncien, señalen, apunten, pero no dejen de educar y educarse en el respeto. Y a los padres y madres de familia de estos batos mierdas, vergüenza les debería de dar, y lo mínimo que pueden hacer para reparar el daño es entregar a su hijo mierda a las autoridades.


Me gustaría decir que para mí esos batos mierdas que fueron mis alumnos ya no existen, pero lamentablemente sí existen y seguirán acosando y agrediendo mujeres sexualmente si alguien no hace algo al respecto.


Lo siento mucho, chavas, ninguna de ustedes, ninguna mujer, ninguna persona debe pasar por estas cosas, pero sépanse bien que no están solas, habemos adultos responsables en los que puedes confiar y denunciar legalmente a tu agresor. No hay preguntas, no hay dudas, las personas conscientes les creemos a todas.


Abyss Borboa Olivera

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo