UN PASEO EN BICICLETA


Con la tranquilidad que se caracteriza mi vida y mis días estaba yo muy a gusto disfrutando del calorcito de la tarde fumándome una deliciosa chora, yo disfruto mucho de la naturaleza, especialmente el sol, así que yo comenzaba apreciar las cosas cuando de pronto llega Betty

-¿Quieres andar en bicicleta?-


Con la Pandemia y las exigencias educativas de la infancia la casa de Betty se convirtió en un refugio educativo para sus hijas y sobrinada, el punto es que aquí hay 7 personitas a quien cuidar y atender. Betty se encarga de la escuela de las más pequeñas, se sienta con ellas y les ayuda en lo que puede. Pero también se encarga de cocinar para toda la tropa y de pilón un paseo en bicicleta con todo el chachinero. No sólo es por salud física y mental o por buena onda. Los Telerines salen de paseo en bicicleta alrededor del vecindario por alrededor de 40min para cansarles y le den el resto de la tarde-noche a la Betty para hacer sus cosas. Todo mundo sale ganando. Hay atención, apoyo, educación y diversión, el amor ni se diga, siempre hay.


Yo creo que yo habré subido a una bicicleta por última vez cuando estaba en preparatoria. Vivíamos en el extranjero (San Ysidro), e iba a Chula Vista a la prepa, por de la Beyer a la Palomar, pero hasta el 805 era mi prepa: Castle Park High School, o mejor conocida como Cholo Park, ¡y qué vergas, ése! Después me ocupé de las cosas de adultos y jamás me volví a subir a una bicicleta. Me parecía pueril el asunto, y nada para mi forma y estilo de vida de aquel entonces.


Le dije que sí. En esta etapa hago cosas que no sabía, y me presto a cosas tan pueriles como puedan y deban ser. Acuérdense que estoy en una etapa abyssvaleverguista muy chida. Y pensando que íbamos a tardar en regresar le di un último jalón chingón a mi chora, y ámonos. Acá sigue el calor, pero no tan fuerte, así que acá se sale a las calles cuando el sol está por ocultarse, algo así entre la magic hour y el ocaso. Yo andaba en mis shorecitos, mi camiseta, mi tiara para el greñero, y mis chanquitas, ah, porque habrán de saber que yo ya ando todo el tiempo en chanclas, y cuando viajo ni zapatos o tenis llevo, así que en chanclitas muy decidido salí a ver qué bicicleta me tocaría para tantearle el agua a los camotes.


Es la bicicleta de mi sobrino de 15 años, chida, dinámica, moderna, y pensé que lo que alguna vez se aprende no se olvida. No sé con qué huevos o con qué decisión me vieron cuando atravesaba el patio con la bicicleta en mano que comenzaron a cuestionarme:

-¿Saber andar en bicicleta?- con ese tonito cagante con el que la gente espera ningunearte. -Supongo que sí, ¿no?, ¿qué tan difícil puede s... y ñacas a pedalear porque si no me iba a dar un buen vergazo, y no de buena manera. Lo que bien se aprende no se olvida, es verdad, logré sobrevivir el paseo sin lesión alguna, y lo mejor de todo, lo disfruté.


Mi paseo fue fenomenal, me fui al final de todo el chachinero, viendo a la sobrinada y a mis hermanas, pero también pensando en todas las cosas tan chidas que disfruto. Tienen que entenderme, estaba hasta el culo de marihuas, y todo me pareció sensacional, el clima, los árboles, el vientecito, y hasta el griterío del chachinero. Las calles eran nuestras, vacías, así que puedes transitar todo WestPark con plena tranquilidad y seguridad.


Ayer mismo me dieron los resultados de mis estudios de rutina de cada 6 meses. En mis análisis de sangre salgo como quinceañero, como un morrito bien nutrido con defensas fuertes y un sistema inmunológico chidito, y me da gusto porque quiere decir a un año de haber cambiado mi vida en alimentación y estilo ha valido la pena por sus resultados, así que el consumo de marihuana se queda. Sin embargo, hay un ganglio linfático inflamado con una medida que el oncólogo ha decidido monitorear. Cuando los linfáticos crecen hay que revisar que no sea por células cancerosas que aún quedan vivas, de ser así hay que regresar a tratamientos que puedan desaparecerlo. La siguiente revisión en lugar de 6 meses será a los 3.


No me preocupa, no me agobia, no me quita el sueño. Desde que salí con vida de la primera ya todo lo demás es free, así que lo que resulte será siempre bienvenido porque lo único que te resta desde que la libraste esa vez es agradecer y nada más. Y mientras iba hasta el culo de marihuas y con el vientecito agradecí a la vida y a mis Aliens el ser tan buen pedo conmigo permitiéndome disfrutar de cosas tan chidas y tan gratificantes como un puto paseo vergas en bicicleta en mi vida tan completa.

Abyss Bicicletero Borboa Olivera

0 vistas
Suscríbete a mi Poema Diario

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. 664-394-9179

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon