RAMITO DE VIOLETAS


Muchísima gente reconoce esta rola como un icono de la música latinoamericana, y hay una infinidad de cóveres algunos chidos, otros no tanto, mi cóver favorito es con Solé Giménez (de Presuntos Implicados), la orquestación es muy buena y tiene unos arreglitos ricos, y bla bla bla, el problema es que siempre que la escucho, por más que me guste termina emputándome, y me pongo a pensar, y termino dándome cuenta que la música chida también puede ser nefasta en su letra y discurso.


Qué horrible que el bato no le haya dado una vida chida de amor a la esposa, y que se escondiera detrás de unas cartas y el ramito de violetas cada 9 de noviembre. Ella fingía ser feliz pero en el fondo esperaba que el de las cartas y el ramito fuera todo lo contrario a lo que había en casa, un bato de mal genio, y la mujer esperando que algún día cambiara. Y así, la canción se vuelve un retrato de la realidad ni tan lejana y sí tan actual, porque por lo general los batos no saben expresar sus emociones por tanta caca cultural que les han enseñado, y terminan haciendo que las morras se desenamoren de lo que ellas creyeron que pudiera ser.


El punto es que la rola sí está culera viéndola desde todo el discurso que presenta y que se ha instaurado en muchísima gente como la historia de la morra que sueña con un príncipe azul porque su bato vale verga, pero le tiene aprecio, pero no para dejarlo y buscar a su príncipe, rey o vasallo.


Ahora el problema no sólo está en los batos que no saben expresar, también hay morras que no han aprendido a expresar sus emociones y sentimientos que los batos terminan sufriendo. No se trata de competencia, se trata de no reproducir estos discursos y aprender a saber expresar las emociones y sentimientos a las personas que aman o dicen amar. Sí, los detalles cuentan, gracias, pero las palabras verbalizadas con sus voces llenan el alma cuando expresas el amor que te hacen sentir.


Bastante jodidas están las calles para las morras, que sería chido que les digan cosas bonitas para hacerlas sentir seguras de sí mismas, y que no se tengan que preocupar porque todavía no han escuchado cosas chidas de su relación, de sus emociones y sentimientos. Si no saben hacerlo simplemente díganlo, sáquenlo no hay otra forma. Expresarte te vuelve vulnerable, por supuesto, y te expones a sentir todo, pero eso es precisamente lo chido y lo rico, el saberte expresar de la misma manera en la que reconoces las emociones y las haces tuyas. De lo contrario, quedarse callado sólo les va a llevar a quedarse solos, a envejecer pronto, a morir en el olvido.


Por favor no sean el pendejo de mal genio, ni la morra esperanzada de Ramito de Violetas, sean ambas lo necesario para amarse a sí mismas para poder amar a otras, y luego si quieren hasta juntitos bailen esta rolita.

Abyss Borboa Olivera

0 vistas0 comentarios
Suscríbete a mi Poema Diario

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. 664-394-9179

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon