PIERNA DE PUERCO EN SALSA ROJA


Desde ayer no he traído nada de apetito, ni aún fumando, ha sido raro porque la weed da munchies porque da, pero mi apetito ha sido de dos, tres bocados. No me siento mal, al contrario, ando pilas y con síntomas muy leves, solo no tengo hambre.


Antenoche que fui al mercadito de la comarca compré pierna de puerco, y se me antojó, en ese momento, comerla en salsa roja (chile guajillo). Ayee no la cociné porque no me dio hambre, y terminé comiendo 1/2 sandwish. Hoy tampoco tengo hambre, pero sí traía muchas ganas a cocinar. Cocinar para mí es ir a terapia, y como buen paciente aprovecho el tiempo que me ofrecen.


Preparé la salsa roja con 13 chiles guajillos, (me gusta el número 13), 1/2 cebolla, 3 dientes de ajo, una cucharada de orégano seco, una cucharadita de comino, 4 clavos de olor, 4 pimientas gordas. Los chiles, cebolla y ajo los cocí, al licuar aventé las especias.


La carne la corté en trocitos, en cubitos medianos y la puse a dorar con su propia grasa. Tapé y con rl vapor se cocinó, destapé, retiré el jugo y lo eché a la salsa; agregué un poco de aceite y hasta que se dorara la carne. Agregué 3 papas en cubitos y dejé que se frieran con la carne. Una vez lista la carne vertí la salsa sobre un colador, y dejé que la carne se terminará de cocinar a fuego lento hasta que la papa estuviera en su punto.


Pensé acompañarlo con arroz rojo, pero me hacía falta un contraste de color, así que me decidí por arroz a la mantequilla. Puse un chorito de aceite y 1 cucharada de mantequilla sin sal, (no margarina, no sean ordinarias), sofreí 1 taza de arroz y aguegué 1/2 taza de verduras precocidas, 3 tazas de agua, y lo dejé a fuego lento.


Ya tenía dos colores predominantes en mi plato así que añadí frijoles negros refritos que tenía congelados. Esos los cocí con epazote, ajo, cebolla, pimiento morrón y una pizca de comino al último hervor. Y ya cocidos los freí en manteca de cerdo.


La combinación de olor que hay en mi casa es exquisita, los colores son suculentos, y los sabores son explosivos. Hasta mi gaterío y mi can están esperando a ver si de pura casualidad tiro algo mientras cocino porque no les comparto de la comida de casa al menos que sea pechuga de pollo o atún para el gaterío.


Tengo unas tortillas de harina muy ricas, de ésas que te encuentras de la nada y sin etiqueta. 100% caseras y riquísimas. Las encontré en el mercadito de la comarca, solo las identificas por una cinta naranja con que cierran la bolsa de plástico.


Pero no tengo hambre... mi congelador está lleno de comida rica que justo eso me pasa, cocino, y termino congelando para cuando alguien me visite tenerle que ofrecer comida rica si es que acaso ese día no cociné. Lo mismo me sucede con mis galletas, pasteles y panqués, horneo por si me cae gente, y ya lo que hago es que al primero que caiga le doy itacate.


Y si alguien leyó hasta acá y está con el pendiente, sí me fuerzo a alimentarme, siempre tengo Ensures de backup para estas ocasiones. Mis defensas siguen vergas.


Lo bueno de esto es que se me ocurrió un cuentito que lo haré cortito. El cortito será triste.


Abyss Borboa Olivera

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

SE PUEDE VIVIR

Se puede vivir sin ganas, sin ánimos, en apatía, en indiferencia. Se puede vivir sin metas, sin sueños, sin objetivos. Se puede vivir sin ilusiones, sin esperar ser amado o ser querido. Se puede vivir

Suscríbete a lo que se me ocurra...

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. (480) 772 3818

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon