LA PARAFERNALIA DEL MATRIMONIO


No ando de amargado, pero ¿por qué y para qué toda la faramalla de las propuestas de matrimonio públicas?, ¿no es más sencilla hacerlo en lo privado, peoponerlo, platicarlo, planearlo, y ya después si quieren pues le dicen a la gente que quieren decirle y ya? Me encantan las parejas que de la nada solo anuncian su propuesta de matrimonio, una fotito o una serie de fotitos, dos tres publicaciones en redes sociales diciéndose cosas románticas y cursis la una a la otra, la gente les comenta y listo.


La idea de viajar y buscar el “paraíso” para proponerles se me hace hasta guarro, se perdió el objetivo desde que millones de mujeres han vivido en ese “paraíso” simulado que les ha llevado a estar hasta en peligro. Lo aparatoso, lo escandaloso, lo exagerado es algo que busca mucho la sociedad por morbo, y ahora que la sociedad lo reconoce entonces decide si quiere estar del lado de la audiencia espectadora o del lado de la simulación para las fotos, los vídeos y la presunción.


Sé y entiendo la necesidad de muchas personas querer ser vistas, reconocidas, identificadas, pero cuando se trata de cosas serias y quieren llevarlo como un reality show de sus patéticas y solitarias vidas, termina siendo una tradición obsoleta y de hueva. Ahora el asombro y el morbo está en la producción del evento, no en si la pareja la va armar a pesar de sus deficiencias mentales, porque, a ver, para hacer esas mamadas por copia a huevo que se tiene atrofiado el cerebro.


Aplaudo a las parejas que se comprometen entre ellas, sin hacer nada público, porque es su vida, la privada, la de ellos y ellas. Aplaudo la idea de respetar el valor que implica el comprometerte con alguien, y si de ahí se les da oor irlo a festejar con su familia y/o amistades, qué chingón, que se sume quien quiera, pero no hacen un evento para eso, programan una peda para avisarles que ya se armó la machaca y que ambas partes dijeron muy estúpidamente e ilusamente que sí. Y así las demás sonreímos, aplaudimos, decimos cosas chiditas, porque el deseo de cosas buenas siempre debe ser así, y si sabes que el matrimonio no va a funcionar te lo callas a la verga, y no haces ningún comentario, les apoyas, les abrazas y estarás ahí cuando todo truene sin esa espantosa necesidad de poder para decirles: Te lo dije.


Los matrimonios NO debieran ser para toda la vida, estos debieran tener su vigencia, yo optaría por 5 años, un contrato social y cultural que se den el tiempo de 5 años para decidir si continúan o se anula el matrimonio para que cada quien continúe con su vida y se vuelva a casar si es que lo quisiere. Lo beneficioso se este contrato de matrimonio es que en esos 5 años NO pueden tener hijos, esos vienen si se quieren quedar juntos.


5 años me parece justo y suficiente para saber si una relación va a funcionar o funciona al ritmo de ambas partes. 10 es demasiado tiempo para perder en esto, se va la vida y no habría oportunidad para aprovechar otros 10 años más con otra pareja o soltera. Claro que hasta en el mismo año podrías darte cuenta que no va a funcionar y no funciona, pero en 5 años se pagan la mayoría de los créditos entre pareja, así que es un buen margen para no dejar con la deuda a ninguna de las partes. En 5 años conoces ya a la perfección a la persona, como pareja, como amiga, amante, esposo, esposa, en 5 años ya sabes perfectamente que se pedorrea a tu lado sin juicio alguno, pero con harta diversión para cargarse el palo y reír juntos.


Por supuesto que el contrato se puede anular desde el primer minuto después de firmarlo, pero tiene 5 años para decidir si se van o se quedan eligiendo la catafixia. Por eso considero justo que no haya engendros en ese tiempo, que les planeen, que armen todo lo necesario para que ese o esos engendros crezcan en una familia sólida emocionalmente, y que pueda cumplir con sus obligaciones de alimentación nutricional, casa, vestido, educación; tiempo de calidad, atención, diálogo, recomendaciones, sugerencias, libertades, autonomía, respeto. Así habría hijos e hijas a conciencia donde hay una responsabilidad genuina de ofrecerles una vida digna.


Por eso las propuestas de matrimonio se me hacen una mamada.


Abyss Amargado Honesto Borboa

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

SE PUEDE VIVIR

Se puede vivir sin ganas, sin ánimos, en apatía, en indiferencia. Se puede vivir sin metas, sin sueños, sin objetivos. Se puede vivir sin ilusiones, sin esperar ser amado o ser querido. Se puede vivir

Suscríbete a lo que se me ocurra...

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. (480) 772 3818

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon