LA PARAFERNALIA DEL MATRIMONIO


No ando de amargado, pero ¿por qué y para qué toda la faramalla de las propuestas de matrimonio públicas?, ¿no es más sencilla hacerlo en lo privado, peoponerlo, platicarlo, planearlo, y ya después si quieren pues le dicen a la gente que quieren decirle y ya? Me encantan las parejas que de la nada solo anuncian su propuesta de matrimonio, una fotito o una serie de fotitos, dos tres publicaciones en redes sociales diciéndose cosas románticas y cursis la una a la otra, la gente les comenta y listo.


La idea de viajar y buscar el “paraíso” para proponerles se me hace hasta guarro, se perdió el objetivo desde que millones de mujeres han vivido en ese “paraíso” simulado que les ha llevado a estar hasta en peligro. Lo aparatoso, lo escandaloso, lo exagerado es algo que busca mucho la sociedad por morbo, y ahora que la sociedad lo reconoce entonces decide si quiere estar del lado de la audiencia espectadora o del lado de la simulación para las fotos, los vídeos y la presunción.


Sé y entiendo la necesidad de muchas personas querer ser vistas, reconocidas, identificadas, pero cuando se trata de cosas serias y quieren llevarlo como un reality show de sus patéticas y solitarias vidas, termina siendo una tradición obsoleta y de hueva. Ahora el asombro y el morbo está en la producción del evento, no en si la pareja la va armar a pesar de sus deficiencias mentales, porque, a ver, para hacer esas mamadas por copia a huevo que se tiene atrofiado el cerebro.


Aplaudo a las parejas que se comprometen entre ellas, sin hacer nada público, porque es su vida, la privada, la de ellos y ellas. Aplaudo la idea de respetar el valor que implica el comprometerte con alguien, y si de ahí se les da oor irlo a festejar con su familia y/o amistades, qué chingón, que se sume quien quiera, pero no hacen un evento para eso, programan una peda para avisarles que ya se armó la machaca y que ambas partes dijeron muy estúpidamente e ilusamente que sí. Y así las demás sonreímos, aplaudimos, decimos cosas chiditas, porque el deseo de cosas buenas siempre debe ser así, y si sabes que el matrimonio no va a funcionar te lo callas a la verga, y no haces ningún comentario, les apoyas, les abrazas y estarás ahí cuando todo truene sin esa espantosa necesidad de poder para decirles: Te lo dije.


Los matrimonios NO debieran ser para toda la vida, estos debieran tener su vigencia, yo optaría por 5 años, un contrato social y cultural que se den el tiempo de 5 años para decidir si continúan o se anula el matrimonio para que cada quien continúe con su vida y se vuelva a casar si es que lo quisiere. Lo beneficioso se este contrato de matrimonio es que en esos 5 años NO pueden tener hijos, esos vienen si se quieren quedar juntos.


5 años me parece justo y suficiente para saber si una relación va a funcionar o funciona al ritmo de ambas partes. 10 es demasiado tiempo para perder en esto, se va la vida y no habría oportunidad para aprovechar otros 10 años más con otra pareja o soltera. Claro que hasta en el mismo año podrías darte cuenta que no va a funcionar y no funciona, pero en 5 años se pagan la mayoría de los créditos entre pareja, así que es un buen margen para no dejar con la deuda a ninguna de las partes. En 5 años conoces ya a la perfección a la persona, como pareja, como amiga, amante, esposo, esposa, en 5 años ya sabes perfectamente que se pedorrea a tu lado sin juicio alguno, pero con harta diversión para cargarse el palo y reír juntos.


Por supuesto que el contrato se puede anular desde el primer minuto después de firmarlo, pero tiene 5 años para decidir si se van o se quedan eligiendo la catafixia. Por eso considero justo que no haya engendros en ese tiempo, que les planeen, que armen todo lo necesario para que ese o esos engendros crezcan en una familia sólida emocionalmente, y que pueda cumplir con sus obligaciones de alimentación nutricional, casa, vestido, educación; tiempo de calidad, atención, diálogo, recomendaciones, sugerencias, libertades, autonomía, respeto. Así habría hijos e hijas a conciencia donde hay una responsabilidad genuina de ofrecerles una vida digna.


Por eso las propuestas de matrimonio se me hacen una mamada.


Abyss Amargado Honesto Borboa

1 vista
Suscríbete a mi Poema Diario

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. 664-394-9179

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon