ESTO ES LO QUE HAY...


Pertenezco a la segunda generación (de 26-56 años), una generación que creció y aprendió de sus padres y madres la homofobia sin distinción de otras orientaciones sexuales, porque entre hombres, o entre mujeres todo se reducía a homosexualidad.


De nuestros padres y madres aprendimos a burlarnos de las orientaciones sexuales de otras personas, aprendimos a discriminar porque la generación de nuestros padres y madres (de 57-87 años) le pareció importante crear una comedia basada en la discriminación, la violencia y la agresión.


Pertenezco a una segunda generación que reprueba todo lo que tenga que ver con la sexualidad de las otras personas, pero nunca revisa su propia vida.


Pertenezco a una segunda generación que agrede y le asustan las diferencias, lo que no conoce, lo que nunca le enseñaron en casa.


Pertenezco a una segunda generación que la doble moral es su vestimenta diaria, en la escuela, en el trabajo, en la iglesia, en la calle y en la casa.


Una segunda generación que se cree mejor que ninguna, sin darse cuenta del daño social que le hace a cuanto le rodea.


Una segunda generación tóxica, escandalizada, agresiva, violenta. Una generación que secuestra, viola, asesina.


Una segunda generación que rechaza el respeto y la individualidad de las otras personas.


Vengo de una segunda generación donde la competencia, la venganza, el coraje, el odio, es parte característica de todas las personas y en ese mismo orden.


Pertenezco a la segunda generación de padres y madres que tuvieron hijos porque era lo que seguía y a quienes se han empeñado a “educar” en sus remedos de valores maltrechos.


Pertenezco a una segunda generación que se acabó el papel higiénico en los mercados de autoservicios en tiempos de pandemia, así que, ¿creen que su voz puede ser importante para expresar su opinión respecto a la vida sexual de las otras personas?, ¿consideran necesario seguir atendiendo y, o escuchando a una segunda generación que no sabe razonar?, ¿creen adecuado seguir reproduciendo la estupidez de esa generación?


No la culpo, la entiendo, pero eso no quiere decir que alguna vez llegue a justificar sus estupideces, pero la entiendo porque así fuimos formados en la casa, en la calle, en la iglesia, en la escuela, y hasta en la política; y lo mismo han hecho con la generación joven, la primera generación, la libre.


La primera generación (de 25 años hacia abajo), no perpetua la mala educación de sus madres, padres y, o abuelos, abuelas. La primera generación es la primera en darse cuenta que, la discriminación, la violencia contra otras personas, la agresión, no quiere que sea parte de sus vidas, porque no quiere verse como la gente adulta de casa con caca en la cabeza.


Así que ni se preocupen por las manifestaciones en contra del matrimonio igualitario, o la educación en cuestiones de género y sexo, no se preocupen de las estupideces que salen de sus bocas porque ni caso tiene perder el tiempo en esa gente, aunque sean sus padres, madres, abuelos, tíos y, o maestros, en este momento preciso de la historia la segunda generación no tiene ni debe tener el derecho a ser escuchada por la primera generación, y no es cuestión de venganza por no escuchar a sus hijos, hijas, nietos, sobrinos y, o estudiantes, es cuestión de no ganarse el lugar por ser pésimo, nefasto y ridículo ejemplo para las generaciones jóvenes.

Abyss Borboa Olivera

Reflexiones en tiempos de Pandemia

Tijuana, B. C.


0 vistas
Suscríbete a mi Poema Diario

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. 664-394-9179

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon