ENAMORARSE VS. ENCULARSE


Una cosa es enamorarse y otra muy distinta es encularse. Cuando la gente se encula se ciega porque lo hace desde las entrañas, lo que le hace sentir el estómago o el aparato reproductivo. El enamoramiento es cuando idealizas a la persona y vives en un mundo rosa donde todo parece perfecto. Aquí yo quiero platicarles sobre este último.


Es muy común que la gente que ha pasado por una aburridísima decepción amorosa diga que no se volverá a enamorar, o que le costará trabajo el volverse a enamorar, y, o terminan todas jodidas emocionalmente, o terminan emputadas reproduciendo el mismo patrón jodiendo a otras parejas.


Enamorarse debiera ser algo cotidiano, algo que sirve para perder el tiempo, pero bien, bueno, en realidad eso es, pero aquí el punto es que la gente lo asuma, lo acepte, lo promueva. Y lo rico de enamorarse es sentirse bien, porque, ¿a quién no le gusta sentir esa sensación rica cuando alguien te espera?, ¿cuando esperas su llamada, su mensaje?, ¿a quién no le va a gustar que les sean detallistas, entregadas, solidarias, cómplices, eróticas, sensuales, seductoras? Por lo general la gente que se enamora, o la que está abierta a enamorarse es justamente así, y por lo general, lo mismo busca.


No sé quién les dijo que solo podían enamorarse una vez en la vida, y de una misma persona, pensar de esa manera reduce las probabilidades de encontrar el amor de tu vida, si eso buscaras, o mínimo el conocer otras personas para comparar y quedarte con la mejorcita. Ah, porque ése es otro problema muy común, la gente ordinaria considera que comparar es de mal gusto, de poca educación, de una escala de valores muy por debajo de la media social. La comparación es necesaria, porque solo así sabes lo que quieres y buscas en una persona, puedes conocer y evaluar, comparas y decides, y si mínimo no hay ganador o ganadora, sí queda un prototipo a buscar.

Enamorarse implica responsabilidad también, y dedicarle el tiempo necesario a la relación, pero sin exagerar. La gente debiera enamorarse sabiendo conscientemente que está de paso o para quedarse, hay dos posibilidades, no más, y sí está consciente de ello podrá entender que enamorarse mientras dure lo que dure. El problema radica en la ilusión que le da forma a su idealización de la persona. No les basta con idealizarles, de paso, y para que sea más dramático telenovelzco el pedo, a su idealización lo encierran en una ilusión que solo en su mentecita se forma y se entiende, pero mientras, fuera de ustedes, en la realidad, sólo somos personas de paso, y depende de las dos partes el que te quedes o te vayas.


La gente le teme a enamorarse porque prevé la ruptura sin tener siquiera una relación, y cree en su mente loca que tendrá que lidiar con dolor, llanto, depresión si le dejan por otra persona, eso es lo primero y lo único que piensa, por lo regular, la gente que no quiere enamorarse, porque tiene miedo a sentir, y la neta, pos’ sí, qué pinche miedo, teniendo como ejemplo todo un arsenal de historias de telenovela, ¿cómo esperan que la gente piense distinto?, la neta, imposible.


Enamórense y entréguenlo todo, y si les va “mal”, analicen si son ustedes, revisen y corrijan, y vuélvanse a enamorar de alguien más, cuantas veces sea posible, cuantas veces sean probables, porque la neta, la neta, es que nadie tiene la vida comprada, y no sabes en qué momento te irás de esta vida, a cualquier edad, y la verdad, qué mejor que acabar tu día con esa satisfacción de estar enamorado, porque aquí en esto, la única persona responsable de encontrar o no el amor, eres tú.


-¡Qué onda! ¿Nos enamoramos, o qué pedo?-

Así de simple debiera ser esto, sin aspavientos, sin escándalos, sin perder el tiempo en el cortejo interminable como si fuese competencia. No pierdan el tiempo, sobre la marcha se irán conociendo, sobre la marcha sabrán si quieren quedarse o se van, sobre la marcha aprenderán a saber qué quieren para ustedes, pero lo más importante de esto es aprender a saber qué NO quieres en la vida.


Tenerle miedo al amor es como tenerle miedo al diablo, y pos’ ni lo uno ni lo otro existe, no en el concepto que nos han vendido, pero sí en esa capacidad que tienes para arriesgarlo todo emocionalmente y vivir, pero cuando ese riesgo va cargado de emociones negativas, hay que aprender a dejar ir. No le tengan miedo a las emociones, las emociones se aprenden a controlarlas teniéndolas, sintiéndolas, abrazándolas, aceptándolas, interiorizándolas.


Sólo les recomiendo, por mera salud mental, que no se enamoren, ni enamoren a más de una persona a la vez. Así el enamoramiento dure una noche, una semana, un mes, años, dedíquenle en tiempo únicamente a la persona en cuestión, aprendan a no hacerse daño, nadie les pertenece, y nadie les pertenece porque todas las personas están de paso, y quien decide quedarse se queda, quien no, se va.


Por eso es importante diferenciar entre el enamoramiento y el enculamiento, porque quien se enamora está alerta de los focos rojos de una relación porque todo lo ve, lo compara, lo evalúa. Quien está enculada todo lo deja pasar creyendo que con el tiempo esos focos rojos ellos o ellas los van a cambiar, y no, lamento decirles que eso no ocurre, no sucede, no pasa.


En el siguiente post les hablaré de Cómo encularse sin salir lastimados y lastimadas.


Abyss Borboa Olivera

5 vistas
Suscríbete a mi Poema Diario

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. 664-394-9179

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon