COSAS DE SEÑORAS PRIMERIZAS


Sí, les he fallado. Yo me consideré ser una señora hecha y derecha, con todas las de la ley, pero decente de edad madura. Hoy todo cayó por su propio peso. Consideré todas las actividades, actitudes, estilos de vida de las señoras chidas, pero nunca me percaté por revisar pequeños detalles.


Soy de las señoras que no puede dejar su cocina sucia durante la noche, al menos la cocina se limpia todos los días durante todo el día, sobre todo por las gatas, se suben al mostrador, estufa o barra, son niñas que no salen de casa ni pa’ respirar aire puro, pero por ellas dejo todo limpio y limpio a cada rato porque no me gusta que se quede comida o trates sucios, así que en las noches la cocina queda limpia. Y ahora con la pandemia pues he sido una señora más sigilosa y he atendido las medidas de higiene. Vivo con 4 gatos, 3 adentro de casa, y 1 afuera, y como no me gusta que mi casa huela a animales pues por eso lo invito a nadie, jajajajaja, no se crean, sí invito, jajajaja. El punto es que limpio para que no huela feo y para que permanezca limpio.


Lo mismo va con la barrida y la trapeada. Las gatas están de muda de pelo, así que ya se imaginarán, los esfuerzos se deben doblar. Utilizo mis productos de siempre para limpieza, pero he incorporado el Clorox en la trapeada, en lugar de los aromáticos, eso sí, si no andaba marihuana con esa madre termino bomba porque la casa huele a hospital de pueblo, limpiecito pero con un pinche olor a cloro que lo que entre muere. También he incorporado el cloro en mi jabón para los trastes, un chorrito para que después no puedas ni comer en los platos por el pinche olor a alberca americana. Y lo mismo con los retretes y regaderas. Me gusta la limpieza, pero ya a mi rollito obsesivo ya le he bajado, no me gustaría verme y saberme como muchas que aquí conozco y leo sus publicaciones, mantengo una relación muy sana con mi salud mental y mi TOC, he aprendido a manejarlo y controlarlo, así que ése no es problema.


Aquí el problema es que no puse atención a los detalles, los de ta lles, ¿cómo pudo ser posible? Y no es que me haya equivocado, no, esto no fue un error, fue una suerte de valerme verga lo que yo creía vanidad. Desde siempre me ha costado mucho hacerme de una disciplina para usar crema para el cuerpo, y ¿qué creen? Sufro de piel reseca, jajajaja, y ni así aprendo, pero lo he visto como algo secundario, algo sin mayor importancia, dejé de usar jabones perfumados y comencé a usar los neutros, y pensé que con eso era suficiente. Pos’ que no, que no lo era, y ahora sufro los estragos.


¿Cuándo en mi puta vida me he cuidado mis manos? Nunca!!!! Si no he cuidado mi piel reseca, ¿ustedes creen que las manos sí? Pos’ no, también lo consideraba cuestiones de vanidad. A lo más que llegué por muchísimos años fue a teñirme el cabello, pero es que la neta a mí me hacía sentir mejorcito, si de por sí ya era rechazado por gordo, que por lo menos no fuera por viejo, jajajajaja, no sirvió de nada, porque era un viejo gordo con barba y cabello teñido jajajajaja, en fin, ya dejé de teñirme lo que me quede de pelo, ya estoy ruco y asumo con mucha gratitud mi edad, tengo 43 maravillosos años, hermosamente vividos, pero acabo de nacer este año, fue un nacimiento propio, yo elegí nacer, y, pues, aquí estamos, verdad, jajajajaja y todo para contarles que por usar cloro en todo traigo unas pinches manos de albañil, sí, con toda la carga de estereotipo posible porque así las traigo. Soy una señora con manos de bato.


Hasta hace unos días me percaté del porqué del uso de guantes para lavar trastes, del porqué de jabón para los trastes que no irriten la piel, del porqué las señoras chidas se ponen crema en las manos cuando terminan de lavar los trastes, o de trapear la casa, me percaté de las canastitas ridículas de jabón y crema, jajajajajaja, y entonces todo en esta vida cobró sentido, y me sentí mal por haber fracasado como señora, admito que no me pregunté del porqué de esas vanidades en los quehaceres del hogar, y tuve que fumar para ahogar mis penas, y ahora, heme aquí, drogada, fracasada, adicta al cloro, pero eso sí, hermosamente enamorada de la vida, de la mía, la más vergas.


Con amor desde acá

Abyss Borboa Olivera

0 vistas
Suscríbete a mi Poema Diario

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. 664-394-9179

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon