CORONAHATE POST


Pues sí, digamos que “regresé”, porque en realidad pos’ nunca me fui, dejé de publicar justo antes de su desmadre ridículo, burgués, wannabicero, ramplón del M9, ¿esa mamada qué? ¡Vergas! Nunca imaginé que esto resultara en una involución y lo fue. Si ya tienen en su sociedad batos pendejos, con esto quedó claro que es una sociedad pendeja y protagonista. Eso sí, me quedó claro que ni mi lugar ni mi papel ni mi apoyo ni mi compromiso es todo aquello que tenga que ver con la lucha feminista, ramplona o no ya no es mi lucha, no me corresponde, (en realidad ni ésa ni alguna otra), el punto es que decidir no participar en la parafernalia y gran simulación que tan bonito les cuelga como piedra de molcajete al cuello. Consideré que lo más prudente era callar, y estoy seguro que fue bueno, al menos para mí.

Ahora me toca estar de este otro lado, uno donde puedo valorar otras cosas, apreciar, reorganizar o despedir, y desde este lado les escribo desde los últimos meses. Estoy muy consciente que soy una persona muy incómoda para muchísima gente, pero no es mi intención, lo que sí es mi intención es el de ser siempre claro, directo, honesto, congruente con lo que digo, pienso y hago, y la neta en ese pedo me la pelan, porque si en algo me he enfocado es en ser yo. No soy más vergas que nadie, eso a mí no me agrega valor, yo sé que soy vergas y punto, y estar desde este lado me hace también ver las cosas desde otro ángulo, no mejor ni peor, sólo otro ángulo, y con la experiencia de caos por vida que me cargo, pues me es más sencillo identificar y buscar otras posibilidades. Sí me considero una persona líder, pero no es algo que me guste o interese. Soy más docente en este pedo de la vida y el liderazgo, me gusta enseñar lo que he aprendido, lo que me ha funcionado, lo que he reflexionado, lo que he buscado otras respuestas. A huevo que la cago, la he cagado miles de veces, pero sin esas cosas no habría aprendido a no repetir un patrón. Pero esto no se trata de mí, se trata de ustedes y el cagadero que traen arrastrando sociedad. Y no, no es la mía, porque yo sí hice mi chamba, y la hice bien, y a nadie le debo nada, ni las gracias, ni el tiempo.

La sociedad está envuelta en ser ególatra, la mayoría de la gente en redes sociales demanda atención, a cualquier costo, pero necesita y le urge la validación y la aceptación de otras personas. Pues justo eso mismo se volvió este tiempo, y lo peor de todo es que si esto era un grito de auxilio de la juventud, justo en este momento vinieron sus padres y madres envidiosas a robarles la atención para enfocarse en ellos y ellas. Y entonces la sociedad se volvió a olvidar de la gente joven.

Se preocupó por limpiarse el culo y se olvidó que tenían hijos, nietos, sobrinos. Esa mismita generación que votó por un inepto que tiene su país por presidente. Mismísima generación raraburguesa que ahora resulta que sí les interesa luchar por los derechos humanos, porque está de moda, porque te vuelve protagonista. La mismísima pinchurrienta generación que aplaude la discriminación vuelta comedia, pero ofendidísima por causas sociales ajenas. Esa misma generación de mierda que consideró que su momento era siempre y le valió verga la generación más joven: sus hijos e hijas. Ah, pues la mismísima generación tan pendeja que en tiempos de Pandemia ésta sale a divertirse, relajarse y aprovechar sus “vacaciones”, a esa gente yo sí le deseo de todo corazón se infecte y muera porque la neta, pa’ esas pinches vergüenzas como seres humanos, sería mejor que desaparecieran, si no ayudan, que no estorben.

Sabía lo imbécil que es su sociedad, pero no imaginaba a qué grado, (en realidad sí me lo imaginaba, pero le quita el tonito de señora asombrada). Cuando recién apareció el primer momento de importancia de la Pandemia y comencé a leer publicaciones estúpidas tipo AMLO sí me daba agüite, y ni ganas me daban de reaccionar o comentar algo. Mucha de esa gente lo único que logró es que otra tanta crea que esto es una cortinita de humo, o una mamada de esas conspirativas que se saben sacar del culo.

Sí esperaba más de su pinche sociedad, muchísimo más, y la neta está cabrón, porque esto quiere decir que lo que les espera es muchísimo peor que esta Pandemia. Les diré que están a tiempo, mínimo a tiempo de recibir la destrucción de la sociedad de manera ligera, porque para allá van, ¿el mundo qué?, mientras el mundo esté libre de seres humanos éste seguirá, así que lo mínimo que pueden hacer es dejarse de tanta pendejada, dejar de ser protagonistas a huevo, influencers de mierda o esas cosas, si la vida ya les está dictando otra manera, aprovéchenla y aprendan a adaptarse porque es lo único que les queda.

Formen de nuevo comunidades, regresen a las comunidades que se apoyan entre personas. Cultiven y compartan sus cosechas, utilicen el trueque, acostumbren a comer en casa, reúnanse entre familia y, o amistades. La gente necesita platicar, necesita ser escuchada, tomen turnos y escúchense, realmente háganlo porque de cualquier modo no les queda de otra. Esta cuarentena es una preparación de lo que se avecina, qué mejor que aprovechar y adaptarse. Sean personas seguras para otras personas, creen espacios seguros para todas las personas que les rodean.

Sé lo difícil que es la adaptación, créanme, sé de lo que hablo, sé de lo que pienso y sé de lo que hago, por eso mismo sé cuánto cuesta adaptarse, pero vale la pena, y vale la pena cuando es para vivir mejor. El mundo necesitaba urgentemente un respiro, voltear a ver a la persona de atrás, de al lado, de enfrente, era necesario que toda la ira provocada por su generación de mierda se aplacara un poco. Eran demasiados, son demasiados los gritos de reclamo social, todos y cada uno de ellos gritos justos, el pedo es que es justo eso, muy tristemente, gritos alarmantes, escandalosos y nada de acciones reales. Se han enfocado tantísimo tiempo en gritar su pasado doloroso que se olvidaron de construir un futuro para que esto no se repita en nuevas generaciones.

Ya túmbense el rollo, las palabras, los enunciados son palabras, busquen y ofrezcan acciones para recuperar a sus comunidades, y cuando me refiero a comunidades es la gente que tú eliges como grupo para compartir la vida, la mesa y la cama. No tomen absolutamente nada personal porque nada es personal, y háganse responsable de sus decisiones y elecciones, y que cada quien se haga responsable de sus emociones.

Yo desde este lado les leo, sin pena ni gloria, y muy consciente del lugar que me corresponde con cualquiera de ustedes, pero ¿qué creen?, pos’ que me vale verga, así de sencillo, no me interesa malgastar mi tiempo en cosas que no la merecen. No he estado activo en esta plataforma, pero en mi página web sí. Digo, pa’ las 8 personas que me quedan como lectoras habré de suponer que saben que siempre hay algo que he escrito. Y como desde acá les leo, pos’ nomás les digo que qué pinche sociedad ridícula tienen. Y pos’ aprovechando el post, pos’ les cuento que hoy fue mi cita de seguimiento, al año de mi proceso de Quimio/Radio, a 9 meses de mi cirugía, y los resultados fueron excelentes. Sigo libre de cáncer y mi siguiente cita de seguimiento será en octubre, así que vamos bien, y agradezco a quienes me han seguido y continuado a mi lado hasta este momento y a quienes terminaron de leer sin hacer trampa hasta aquí.

Sigan en casa, y quienes por necesidad tengan que salir tomen sus precauciones, nunca está de más. Yo llevo un año en cuarentena por decisión propia, así que no mamen.

Abyss Borboa Olivera

www.abyssborboa.com



5 vistas
Suscríbete a mi Poema Diario

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. 664-394-9179

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon