ANÉCDOTA MARIHUAS II


Entiendo que mi “fama y popularidad” barata se deba al morbo que causo como personita incómoda, pero libre y sin pedos en la vida, y entiendo que tenga entonces personas que me sigan ya sea por morbo, o por morbo y querencia, porque ahí donde la ven cuando la gente ya logra reconocer mi acidez decide quererme así como así, y como yo no discrimino a nadie, pues le entro.


Por lo general tengo como contactos a ex alumnos y ex alumnas, muy pocos y pocas profes, poca familia, ciertas amistades y gente que no conozco pero que me siguen. Ah pues, entre estas últimas personas me siguen de todo tipo, gente adulta, gente joven, hombres, mujeres y gente con sus propias identidades. Sé quiénes no fueron parte de mi historia, quiénes son nuevos en mi vida cibernética, así que les ofrezco el beneficio de la duda y permito que se queden a ver qué nos ofrecemos. Hay personas que no han sido parte de mi historia, pero que ahora lo son, y eso es muy rico. Y cosa curiosa, y aunque no lo crean, como contactos no tengo ni ligues, ni stalkers, tengo varios crushes que yo he agregado en la vida, y ya todo mundo sabe que son mis crushes porque se los he dicho, ya es bajo su propio riesgo quedarse o irse, aunque en realidad no arriesgan nada, porque no pretendo nada.


El punto es que de pronto un perfil de un bato comenzó a seguirme y a estar dándole like hasta al pedo que me echaba, el pedo es que es el esposo de una amiga, y la neta, la neta pues no quisiera que se interpretara a cosas que no eran, al menos no de mi parte. Y entraba al perfil de ella y veía cómo comentaba maravillas de su bato como esposo, padre, amante y bla bla bla, y digo, con esas aptitudes pues sí te da morbo ver al bato con otra mirada, pero no de deseo, al menos no en este caso, pero sí comencé a inventar una historia truculenta detrás de lo que veía y leía.


Pasaron meses y la cosa era igual, hasta que ya me sentía acosado por los “Me Encanta”, y en un viajezote marihuanote intenté armar una conversación en la que pudiera aclarar esto sin perjudicar a nadie, en eso estuve por algunos días, porque tampoco quería verme estúpido diciendo y creyendo cosas inútiles. En ésas andaba cuando se pronto me aparece un DM de él en Instagram, ah, porque me sigue en todas mis redes sociales excepto Grindr y Tinder. ¡Verga! ¿Qué hacer? ¿Le contesto o nomás le pongo claras las cosas?


Las cosas claras me las puso él que resultó ser ella. Mi compita usaba ambos perfiles para sus gustos así que tanto daba like en uno como daba like en otro, y como le tengo toda la confianza le platiqué el pedo existencial-moral en el que me estaba metiendo al quererle poner un alto al bato, ¿un alto de qué?

-A mi bato le caes muy bien, Abyss, pero no es para tanto...-, ésas fueron las palabras de mi compita después de unas carcajadas abiertas.


El pedo es que nunca en la vida me han acosado batos, nunca, morras y señoras sí, desde morrito, algo creepy, pero real, ya con tiempo les cuento esas anécdotas con lujo de detalle que hay unas muy buenas, casi, casi de película checa. Y aunque al fin acoso es acoso, no me ha molestado el acoso que sí he tenido, las señoras chidas terminan siendo mis compitas y hasta logran encontrar en mí la confidencia de su sexualidad, y yo con gusto les escucho y cuando me lo permiten, les aconsejo. Las morras también fueron chidas, era más el amor platónico que cualquier otra cosa, y la neta, la neta, simplemente por mi trato auténtico sí termino siendo un buen candidato como bato, pero pues, ¿qué creen?, me vale verga, esas cosas no me interesan, no así.


Al menos fue un muy buen trip que traje por varias semanas dándole vueltas al asunto, a veces me preocupaba y la mayoría me valía verga, pero ocupaba mi mente en ello para distraerme y ver cómo avanzaba la novela negra. No avanzó, es más, no fue, pero lo que fue estuvo divertido para tripear. Eso sí, el bato se lo pierde.


Abyss Marihuas Borboa

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

SE PUEDE VIVIR

Se puede vivir sin ganas, sin ánimos, en apatía, en indiferencia. Se puede vivir sin metas, sin sueños, sin objetivos. Se puede vivir sin ilusiones, sin esperar ser amado o ser querido. Se puede vivir

Suscríbete a lo que se me ocurra...

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. (480) 772 3818

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon