ANÉCDOTA MARIHUAS


Yo creí que había algo de pena en mí o algo así, y resulta que no.


Hoy, como me es común, salimos Benigna y yo a tomar el sol. Traía conmigo mi licuado de papaya con avena, mi churrito, y la correa de Benigna para irla entrenando y que se vaya acostumbrando a la correa. Ayer se la puse dentro de casa antes de salir, algunos 10 minutos antes, pero no fue buena idea. Asustada corría de un lugar a otro por la novedad de algo que arrastraba, pues en esa corredera que 4 gatos la persiguen por toda la casa hasta llegar a su guarida. Definitivamente no fue buena idea para ella, pero sí para los gatos.


Hoy le mostré la correa, le expliqué que salíamos y le pondría la correa afuera, y así fue, 5 minutos y se la quité para que no se estresara. Me senté en mi silla playera cubierta con un telón negro del Búnker y me puse a beber mi licuado mientras fumaba mi churro. Hay poco viento, tolerable para Benigna y para mí. Yo disfruto mucho, mucho el sol, así sea fuerte o leve, y lo disfruto sobre todo estando highcito, hoy decidí no poner música, así que he estado con los pajaritos, el aire y esas cosas chidas de la vida.


Les juro que yo estaba ya muy, muy high, mi licuado iba a medias, pero yo ya estaba muy high cuando sin darme cuenta ya estaba a 5 pasos de mí el poli que pasa recolectando cooperación de los vecinos. Yo tenía la bocanada de humo justo en la boca cuando oigo pasos, suelto el humo y el poli se lo traga sin chistar. Se quedo tieso unos segundos y me dijo:

-Buenos días, patrón, andamos reco...- ni lo dejé hablar. Es un poli joven, algunos 27 años. Le dije que sabía quién era y que me permitiera, mi idea era quitarme la pena de encima por haberle echado el humo, y meterme a la casa, ir por la cartera, bla bla bla, pero en lo que pienso y no coordino mi churro estaba encendido y lo traía en la mano y no sabía dónde dejarlo porque el viento lo iba a volar y me iba a dar más pena, y que se lo paso al poli.

-Me lo cuida?- y que le corro adentro por la cartera para dar mi cooperación, el poli me devuelve el churro, yo entrego el billete de $100 pesos y el poli comienza a disculparse.

-Muchas gracias, patrón, y disculpe las molestias, en verdad, yo no quería interrumpir...-

-Ni te preocupes, yo estoy bien, disculpa el humo en la cara, pero no te vi llegar y yo ya ando high.-

Obvio que con mi cooperación yo ya sentía pagar por la pena del humo en la cara, el que me cuidara el churro ya fue un descaro.


Abyss Borboa Olivera

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

SE PUEDE VIVIR

Se puede vivir sin ganas, sin ánimos, en apatía, en indiferencia. Se puede vivir sin metas, sin sueños, sin objetivos. Se puede vivir sin ilusiones, sin esperar ser amado o ser querido. Se puede vivir

Suscríbete a lo que se me ocurra...

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. (480) 772 3818

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon