A LA EXPECTATIVA



A LA EXPECTATIVA

He tenido dos visitas a la sala de emergencias, en la primera, después de algunas 4 horas, me dejaron ir a casa. Saqué cita con mi médica primaria, y ésta al ver los resultados de mis estudios decidió que lo ideal era regresar a la sala de emergencias para seguir con los estudios porque nada de los resultados tenía sentido.

Hice lo pertinente y fui de nuevo a la sala de emergencias, ahí me hicieron de nuevo todos los estudios. Fui a un hospital distinto al otro, son compañías médicas diferentes con filosofías distintas, por lo tanto solo tenían acceso a mis resultados, pero no a los estudios. Después de 4 horas en la sala de espera me ingresaron y me dejaron ahí por 3 días, esperando a que el hospital donde había tenido mi cirugía hace 2 años me admitiera, el problema es que los hospitales están saturados, y estuve en lista de espera. Mientras tanto me aventé todo tipo de casos que llegaban a la sala de emergencias.

Estuve en un cubículo con paredes de cortinas por lo tanto podía escuchar claramente lo que sucedía con el resto de los pacientes. Los más quejumbrosos y enfadosos son los hombres definitivamente, mientras que las mujeres, aún con dolores extremos, no eran tan exageradas para sufrirlos, habré de suponer que para muchas después de parir cualquier otro dolor es cosita de nada.

En tres días no pude dormir escuchando a mis vecinos y sus horribles dolencias. El hospital no quería admitirme porque no se especializa en pacientes con el tipo de mi padecimiento, incluso desconocían el procedimiento de la esofagectomía, es por eso que buscaban transferirme lo antes posible al hospital de especialidades donde tuve mi cirugía, un hospital que me queda a una hora de camino de casa de mis hermanas.

Anoche la ambulancia pasó por mí y me llevó al hospital donde ahora ya me están atendiendo. Llevo 10 días sin comer y sin obrar, mi niveles de azúcar han bajado muchísimo, y he perdido alrededor de 5 kilos en estos 10 días. La cosa se complica porque entré ya en un cuadro de desnutrición, y eso para mi cáncer en remisión no es nada bueno.

Hasta ahorita no he tenido visita de algún médico que diagnostique y me diga qué está sucediendo, lo único que sé es que tengo 3 diagnósticos de la sala de emergencias: 1- piedras en la vesícula, 2- hernia en el diafragma, y 3- un hoyo en el estómago por donde mis intestinos se han colado creando obstrucción. Cualquiera de las tres cosas producen exactamente los mismos síntomas.

Sigo sin probar siquiera agua hasta no saber qué está sucediendo conmigo. Ahora estoy en un cuarto de hospital de lujo, con ventana a la vida salvaje de Arizona, no comparto espacio con nadie, el cuarto tiene todas las comodidades que se pueda uno imaginar. Estoy con suero y me han subido ya el azúcar, parece que estoy estable. No me siento mal, pero me siento enfermo. Eso sí, extraño muchísimo mis comidas suculentas, pero en este momento sería capaz de todo por un vaso con agua. Mientras tanto sigo esperando que mi médico cirujano haga presencia y me diga qué es lo que está pasando conmigo y qué procede.

Abyss Borboa Olivera

14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

COSAS QUE PASAN

COSAS QUE PASAN Hoy me dieron de alta para regresar a casa unos días, reponerme, nutrirme y regresar con fuerzas para la siguiente cirugía en la próxima semana. Hace dos años, el 4 de junio de 2019, f