MEDIA NARANJA, TORONJA, MELÓN O SANDÍA...


La vida y la sociedad se ha encargado de perpetuar una de las grandes mentiras con las que el ser humano crece y muere: "PARA CADA PERSONA ROTA, HAY UNA DESCOSIDA" 

Es momento en que aquellas personas que consideran que aún "encontrarán el amor de su vida", dejen de creer en tal mentira. No hay gente para toda la gente, no hay un roto para un descosido, ni una media naranja, o toronja, o melón, o sandía. No hay una alma gemela para todas las personas.

Hay quienes sí logran encontrar al amor de su vida, quienes sí logran tener a su media naranja, quienes sí encontraron su alma gemela, pero no hay para todas las personas por igual. No cualquier persona tiene la misma oportunidad de encontrar lo que podría ser la felicidad. No dudo que sí las haya, pero una vez obteniéndolas ellas o ellos, a las demás personas no les toca.

¿Cómo podría ser posible aún que la gente piense que el amor de tu vida es quien conoces en la preparatoria?, ¿cómo podría la sociedad permitir tal cosa cuando él o ella no tienen punto de comparación ni referencia para saber cómo son otras personas, y no para comparar a la pareja, sino para compararse a sí mismas cómo se sienten con otras personas? ¿Cómo puede ser posible que le permitan a los y a las jóvenes a no experimentar otras posibilidades de personas? Y lo qué es peor, ¿cómo no son capaces de hablar directamente con el o la hija y decirles que aún hay una infinidad de personas por conocer allá afuera?

Por lo general, y lamentablemente es general, la gente tiende a seguir patrones de conducta, y el "elegir" al amor de tu vida es más común de lo que imaginan. Es mucho más común que el hombre o la mujer DECIDA que él o ella son el amor de su vida porque consideran que así es esto. Las cosas no son así de simples. El amor de tu vida no es cuestión de elección, ni decisión, sino de empatía compartida. Una vez que se conoce la pareja va entrando a esa misma dinámica de la empatía hasta volverse un binomio perfecto. Eso es cuando realmente se tiene las posibilidades para encontrar, de la nada, al amor de tu vida. Porque muchas veces nos aferramos a que otras personas, que no debieran, sean el amor de nuestras vidas.

Sin embargo, y lo más triste, es cuando la gente se termina casando con el que "me tocaba", donde ya no había más opción, donde se acercaba mucho a lo que la gente pensó e idealizó. Algunas parejas no dudo que lo vivan, pero yo no conozco a ninguna, pero sí sé que existe la posibilidad, porque yo sería capaz de eso y más. Y si yo puedo, cualquiera puede, (porque yo soy cualquiera).

A quienes después de uno o varios matrimonios encuentran el amor de su vida, el problema fue haberse desesperado y casarse con lo primero que hubiera porque era lo que ya tocaba. Pero no logran ser del todo felices, y los momentos felices se hacen cada vez más escasos, añorando y esperando encontrarse por fin con el amor de su vida, con su alma gemela, con su media naranja. ¿Y las otras qué fueron? ¿Amores de otras vidas? No, señores y señoras, las cosas no son así de simples, no podemos culpar a la otra persona por nuestras decisiones, cuentos de hadas y chistes malos en el amor.

La gente no vive en una burbuja creyendo que la otra persona es y será su alma gemela, todas las personas desde un principio de la relación lo saben, pero se aferran a la idea que ellos o ellas pueden hacer que la otra persona cambie, sin darnos cuenta que todas las personas vinimos arrastrando cosas aprendidas e impuestas, y que sólo muy pocas personas logran salirse de ese patrón, y que estas personas fuera del patrón no son las que están a simple vista, o quizá más simple de lo que imaginan. La gente sabe muy bien que esa personas no es lo soñado y se quedan con "lo justo y necesario", eso sí me parece muy triste, ver pasar la vida y nunca haber sido felices con su pareja a un lado. Porque muchas personas desperdician décadas invertidas en ello.

Es necesario que la gente se dé cuenta que no todas las personas tienen la posibilidad de encontrar el amor de su vida, muchas veces morirán sin haberle encontrado, o quizá le encuentren en los últimos días de sus vidas, y todo por no darse la oportunidad de conocer a tantas personas posibles para darse cuenta quién realmente podría ser y pudo haber sido el amor de sus vidas.

Jóvenes, el amor de su vida no puede ni debe ser su novio o novia de prepa, por más amor que exista, por más empatía que encuentren, no hay forma de poder saber qué decidir en la vida y no saben que existen otras posibilidades de relaciones. Enamórense, terminen, conozcan a otras personas, involúcrense emocional o sexualmente, pero siempre con la responsabilidad que a cada quien corresponda; encuentren a las personas con las que ambas se sientan más cómodas en lo público y en lo privado, porque una relación es de cualquier espacio. Cuando ambas personas digan y sientan los mismo entonces, sólo entonces, podrían convertirse en el amor de la vida de esa persona, porque es necesario primero convertirnos en personas para poder ser el amor de la vida, el alma gemela, la media naranja, toronja o melón, o sandía de cualquier otra persona.

Abyss Borboa Olivera 


72 vistas
Suscríbete a mi Poema Diario

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. 664-394-9179

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon