PEQUEÑAS CERTEZAS


Compañía teatral: Contrapunto Texto: Bárbara Colio Dirección: Silvia Reall Asistente de dirección: Keka Borja Actuación: Base Mendoza, Keka Borja, Elva Buck, Heidi García y Ari Rodríguez. Función de estreno: Sábado 29 de julio en Teatro del IMSS, Tijuana, B. C. Tijuana es una ciudad donde constantemente se presentan obras de teatro en distintos espacios culturales. Por lo general en Tijuana acostumbran a repetir años tras año, o bien, años después, montar algo que ya conocieron y que quizá descubrieron que les funcionó; sin embargo, Contrapunto Teatro decidió poner en escena una obra de la dramaturga mexicalense Bárbara Colio: PEQUEÑAS CERTEZAS. Bajo la dirección de Silvia Reall esta obra de teatro fue llevada a estreno. La primera función tuvo un lleno a casi un 90% de la capacidad del teatro, (300 personas de capacidad máxima), y eso tiene ya un éxito asegurado. La segunda función fue para medios de comunicación e invitados, boletos que ofrecieron de cortesía para ser parte de esto. Igual que la primera función, la segunda tuvo una totalidad de casi un 80%. Entre el calor espantoso del teatro, las luces, el sonido, se apagaron las luces y dio inicio la obra. La puesta en escena duró al rededor de 45 a 50 minutos. No puedo decir que es una obra divertida o siquiera entretenida; el texto en realidad no tiene mayor sentido, es la historia de un personaje que todo gira a su alrededor sin estar presente. Mario es uno de los hermanos que desaparece de sus vidas en Ciudad de México para irse a Tijuana y conocer ahí a una mujer que dejó embarazada, y que ésta a su vez, con la ayuda de su madre, van a CDMX para el sepelio de Mario, donde se encontrará con sus hermanos. Los hermanos, tanto ella como él, buscan que Natalia no se quede con la pequeña fortuna de Mario. Ésta es una obra situada en los años 80, con maquillaje, vestuario, peinados y música de la época. Pero lamentablemente el vocabulario, el texto, y la actuación de las actrices y actor no nos llevan a esa época. La escenografía es sencilla, muebles que entran y salen de escena con ayuda de las actrices y actor. Sin embargo, tampoco la escenografía y utilería nos posiciona en esos años. La iluminación fue muy bien pensada y ejecutada que hace las veces de una escenografía que no hay en escena. Es clara la dedicación de la dirección de Silvia, hay trazos muy bien definidos por las actrices y el actor. Que aunque sé que es difícil trabajar con gente que no tiene las cualidades de ser actor o actriz, se nota el gran esfuerzo para que esta puesta en escena se llevara a cabo. Las actuaciones no fueron del todo malas, al contrario, me sorprendió de alguna manera u otra la participación de la mayoría. Pude reconocer el esfuerzo de algunas de ellas por atender indicaciones y llevar a nota personal sus personajes. He tenido la oportunidad de trabajar con la mayoría, excepto con Elva Buck, con quien espero pronto trabajar con ella, sobre todo por su desenvolvimiento tan natural en escena. Quien se lleva el galardón en actuación es Base Mendoza, quienes hemos estado al pendiente de su trabajo, nos hemos dado cuenta de su avance actoral reconocemos su talento, trabajo y análisis del personaje. Keka Borja realmente me sorprendió su actuación porque la noté fluida, identificada con su personaje, y sobre todo natural. Heidi García rescata bastante su personaje, aunque no hubo un análisis del tiempo de la obra y el lenguaje del personaje, logró darle esos picos de diversión a la escena. No es lo mismo una persona "fresa" de esta época, a una persona "fresa" de los años 80. Ari Rodríguez demuestra una capacidad de memorización buena, que aunque su actuación fue a gritos y manierismos exagerados, deja claro la neurosis se su personaje. En sí la obra no es una obra que repetiría y verla de nuevo, pero lo haría únicamente por ese gran discurso que expone Silvia Reall al final de la obra. Lo mejor de la obra fue realmente éste último discurso que la directora dedica a su público. La obra fue pensada en llevarla a escena años atrás entre ella y un querido amigo que termina siendo víctima de las balas de la inseguridad de un país como el nuestro. Silvia realiza esta obra como homenaje a su gran amigo, con el deseo de presentar arte en estos recintos que contrarresten las balas que siguen matando a la gente afuera y lejos del arte. Coincido completamente con ella, es necesario llenar la ciudad con arte para mostrarle a la gente otras posibilidades de enfrentar la violencia y reducirla de manera significativa. Y justo por esto valió la pena haber asistido a la obra. RECOMENDACIONES 1- Sería muy interesante que el texto de Bárbara Colio tuviese un objetivo cual obra de arte, pero quizá, por más reconocida que sea como dramaturga, aún no ha tenido su proceso para darse cuenta que el arte debe proponer otras posibilidades de vida y no sólo reproducir lo que considera es necesario no perder de vista y verlo como sólo diversión que genera ciertas ganancias. 2- Recomiendo a las actrices y actores estudien un poco más el estilo de vida de los años 80, su lenguaje corporal y vocabulario. 3- La dirección la dejo tal cual. Considero es muy buen trabajo, aunque el texto no ayude en mucho. 4- Mantener la iluminación en la manera en que se ejecutó sería lo más prudente para volver a presentar esta obra. 5- En cuanto a entrevistas a medios de comunicación, recomiendo que antes de una entrevista se comuniquen entre sí y decidan lo que deben dar a conocer a la gente. Es de muy mal gusto, (y no lo digo en un sentido moral), hablar mal de compañeros o compañeras de escena; así como no saber datos esenciales de la producción. 6- Recomiendo altamente que Silvia siga construyendo proyectos para continuar con el suyo porque vale la pena que más gente se acerque a otras posibilidades de arte.


27 vistas
Suscríbete a mi Poema Diario

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. 664-394-9179

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon