LA ESTUPIDEZ DE LOS YOUTUBERS


Algo que ha llevado al público a la ignorancia y a la estupidez ha sido la Era de los y las Youtubers. Desde hace algunos años miles sino es que millones de youtubers han llenado los espacios que la Televisión ya no llena. Si décadas atrás la estupidez reinaba con Chespirito, años más tarde con Eugenio Derbez, youtube no vino a cambiar gran cosa. Pasó de ser la televisión el centro de casa y de la gente y se convirtió esta plataforma cibernética en la televisión portátil de millones de personas usuarias. En Estados Unidos comenzó hace tiempo la Era de los Retos, donde youtubers exhibían sus retos al público para que estos se escandalizaran, rieran y se convirtieran en seguidores y seguidoras fieles. Pero llegó un punto en que tener personas subscritas a los canales de youtube les da fama, estatus y dinero, esto sin importar si dicen o hacen pendejadas. No hace mucho me tocó ver un canal donde los y las participantes comían pinole e intentaban chiflar, recientemente lo he vuelto a ver en canales de youtubers mexicanos. Ahí lo interesante no era la estupidez de estas personas, sino la cantidad de gente que se subscriben a estos canales. Un tipo cuyo nombre no deseo escribir comenzó con ridiculizar situaciones actuales donde la discriminación a personas gordas, flacas, homosexuales, lesbianas, mamás, novias, etc., era constante. La gente buscaba eso porque la sociedad lo tiene muy normalizado. Después vino otro tipo que intentó dar las noticias de una manera jocosa para atraer la audiencia de los y las jóvenes, lo logró, pero más que informar, ahora termina por desvirtuar la noticia y burlarse de ello. Sin mencionar que las noticias mencionadas son las menos relevantes. También está aquel estereotipo homosexual que se burla de todo sin propuesta alguna más que el de divertir con palabras vulgares sin mayor pretensión. Otra persona fue la precursora de los tutoriales de maquillaje que más que mostrar a las mujeres cómo maquillarse, se exhibía con una voz chillona y comentarios estúpidos sobre su vida. Youtubers que se creen politólogos, poetas, artistas, cantantes, músicos, etc., pero que están lejísimos de lo que es lo correcto o la reproducción de la estupidez. Y así una ola de youtubers cada día se unen a esta plataforma y atraen a un público pobremente educado. Muestran estupideces y terminan diciendo cosas incorrectas que la gente cree como verdad. En Tijuana hay cientos de personas que tienen su propio canal para decir cuanta estupidez se les venga a la mente, o se les salga de la boca. Entiendo perfectamente que muchas de estas personas buscan "monetizar" sus tarugadas y vivir de ello, y lo han logrado. Ése no es el problema, aquí el problema es que la estupidez vende, y vende muy bien. Sí, finalmente nos deshicimos de la programación estúpida de la televisión para cederla al Internet, pero un grado, o varios grados mayores de pendejez; y por ende con mayor número de personas que aplauden esto para evadirse de la realidad que les toca vivir. Si los y las youtubers quieren perder el tiempo en esto, que lo hagan, al igual que sus seguidores y seguidoras, pero que bajo ninguna circunstancia nos quieran venir a decir que eso es arte, que eso es algo pensado, razonado, creativo, etc. Las cosas por su nombre: a esto en cualquier parte del mundo se le llama estupidez. Sin embargo, puedo recomendarles a estas personas hacedoras de pendejez que aprovechen a quienes tienen por subscriptores y den algo más que pueda la gente elaborar el pensamiento. Pueden ser chistosas y divertidas pero aprovechen para decir de vez en vez algo que valga la pena. Me he acercado a youtubers que han comenzado este modelo, les he propuesto que al menos lo hagan de una manera correcta. No sé si no logran comprenderlo, porque quizá el cerebro no les dé pa' tanto, o simplemente prefieren quedarse con la estupidez como aliada para lograr índices y quizá dinero que les pague por ello. Abyss Borboa Olivera 


184 vistas
Suscríbete a mi Poema Diario

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. 664-394-9179

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon