COMPARAR AMORES


Cuando se trata de relaciones amorosas o sentimentales la comparación es de suma importancia. La gente comúnmente se rehusa a comparar porque considera que la otra persona o ellas mismas no tienen punto de comparación, eso es un error. Es necesario aprender a comparar para decidir lo que es mejor para ti o para la otra persona. Yo recomiendo que si son jóvenes se atrevan a conocer otras experiencias sentimentales, conozcan a otras personas, comparen lo que han vivido con lo que pueden tener toda la vida. Hay parejas de jóvenes que han tenido una sola pareja en su juventud, lo real es que difícilmente estas relaciones funcionan para toda la vida, al menos que sean lo suficientemente maduras para crecer juntas, pero eso es aún más difícil. Cada quien trae su propia historia de vida, sus experiencias, sus patrones aprendidos que es tan sencillo de romperlos y formar los propios; cada quien concibe el amor de manera distinta. Esto no implica que no puedan estar juntos, sino aprender a crecer juntos como personas y de paso como parejas sentimentales. El amor de su vida no se siente nada más y ya, el amor de su vida se sabe que es él o ella cuando logras ver todo de la otra persona. Cuando entiendes y comprendes quién es frente a sí mismo o misma. Porque es muy común que la gente tenga una personalidad con el noviazgo y otra con el matrimonio, porque eso les han enseñado desde pequeños. Difícilmente los jóvenes han tenido adultos modelos a seguir en el amor. Y lo más cercano a esos modelos amorosos no son los padres o madres, sino la farándula y ya desde ahí está mal la cosa. Es también muy común que las parejas lleven a sus relaciones los problemas de casa, y se vuelve un estilo de vida nada grato para ambos. Terminan comportándose en el padre o la madre que repite el patrón de casa. Y no logran ver que, aunque se apoyen, ninguno de la pareja debe solucionar lo del otro. Cada quien debe aprender a lidiar con sus cosas, y aprovechar su relación no como escape o evasión de los problemas, sino como algo que no quieren repetir con quien están en relación. Cuando las relaciones no funcionan lo ideal es dejarles ir, sobre todo si fue por amor que estuvieron juntos, por amor deben aprender a dejarles ir para que vivan otras cosas, aún cuando consideren que ustedes son lo mejor para ellos o ellas; deben aprender que conocer a otra gente, tener otras parejas les da un punto de comparación para tomar una decisión. Quizá el tiempo les demuestre que en verdad lo que quieren y necesitan es esa pareja que tuvieron, si ambos están en el mismo canal, adelante, si no, entonces es que uno de ellos o ellas lograron comparar. Atrévanse a vivir, busquen otras posibilidades de relación cuando ésta no esté funcionando, siempre las hay. Que esas posibilidades sea de los dos, y si agotando todas las posibilidades la relación no funciona, es tiempo dejarles ir y seguir acumulando experiencias con otras personas. Si de antemano consideras que el que tu pareja conozca otras personas, tengan otras parejas no es lo adecuado, entonces estás en esa relación por capricho, porque a ti te hace feliz sin importarte que pueda ser feliz la otra persona con otra gente. Definan el amor que se tienen con base a sus ideales, pero no idealicen por separado a la pareja, eso no les llevará a nada. Pero si pese a todo lo intentado no logran una relación sana, no pasa absolutamente nada, y es tiempo de ponerse a revisar quiénes son para que logren ver qué ofrecen a las demás personas. En eso radica la empatía con la pareja, saber quién eres, quién es ella o él, y saber comprender hacia donde van juntos o por separado. Abyss Borboa Olivera 


94 vistas
Suscríbete a mi Poema Diario

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. 664-394-9179

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon