13 REASONS WHY


EL SUICIDIO DE HANNA BAKER 13 Reasons Why (la serie) Me encontré con esta serie en Netflix y la publicidad llamó mi atención. No suelo leer sinopsis o ver trailers, soy de los que se avienta sin juzgar. Supongo que la novela es mucho mejor, sobre todo los recursos literarios que hacen especial la literatura y no precisamente el cine. Sin embargo, me agrada la manera en que está presentada la historia. Ese ir y venir entre el presente y el pasado siempre ha sido algo que disfruto, y en esta ocasión lo disfruté bastante. Para quienes aún no la ven les digo que se trata de una adolescente de preparatoria que decide cometer suicidio, a su muerte deja una caja con 7 cassettes donde revela parte de su vida, meses antes de suicidarse. En esos cassettes está narrada, con la voz de Hanna, las historias que le tocó vivir con la gente que le rodeaba y el hostigamiento tan "normalizado" en preparatorias de cualquier parte del mundo. No arruinaré el final y sólo les dejaré hasta este punto para aquellas personas morbosas que deseen verla. El tema principal es el suicidio. En la vida de las personas que intentan o comenten suicidio hay un sinnúmero de factores que les hace tomar esta decisión. Difícilmente nos damos cuenta que cualquiera de nuestro alrededor puede tener y tiene intenciones suicidas, porque la gente está muy acostumbrada a no escuchar a otras personas, mucho menos a interesarse por otras personas. La gente está totalmente absorta de todo lo que acontece en las vidas de los y las demás siempre y cuando le alimenten el morbo. El problema es también que aunque muchas personas sí desean escuchar y escuchan a otras pero no tienen idea cómo ayudar. La mayoría de las veces la gente que tiene problemas lo único que busca es ser escuchada y no sermoneada como mucha gente lo acostumbra. Cuando se trata de adolescentes es una situación un poco más delicada, porque casi a nadie le interesa darle la seriedad que esto merece y representa. A eso le agregamos que no hay personal capacitado en las escuelas que ayude a estas personas a salir de estas decisiones. Hace algunos 10 años, una joven de 16 años, alumna de la preparatoria, me esperó afuera de mi salón donde daba clases. Cuando salí se me acercó y me pidió si podía escucharla. Nunca me niego, así que accedí, más tardé en responderle que ella en soltar en llanto. Cabe mencionar que ella no era ni había sido mi alumna. Sabía de mi existencia porque su novio, mayor que ella, había sido mi alumno. Cuando logró tranquilizarse nos fuimos a sentar a un espacio donde sé que podía hablar. Me contó que se sentía muy mal, tenía esta intención de suicidarse porque se sentía muy sola. Su mamá había muerto pocos meses atrás, su padre obtuvo un puesto mejor en su empresa y lo enviaron a otro estado, sólo él y ella eran ya la única familia en Tijuana. El padre quería primero acomodarse allá para llevársela, pero en el inter, el novio terminó con ella. Le pregunté si se había acercado al departamento de orientación con las psicólogas del plantel, me dijo que sí y que le habían dicho que lo que tenía era que estaba pasando por una ruptura amorosa y que eso pasaría en cuanto menos lo pensara. La chava había pasado, en menos de 4 meses, por 3 abandonos que la hacía sentirse culpable de existir. Por obvias razones ni siquiera intenté que regresara con las psicólogas, de hecho, jamás lo recomiendo, sólo meto las manos al fuego por una de ellas que sé muy bien que les escucha y ayuda, y lo sé porque les envío directamente con ella. El caso es que me comprometí con esta chava a escucharla, le pedí que todos los días me buscara sólo para platicar, y cada día que la veía afuera de mi salón para mí era un sentimiento muy grato. Poco a poco ella sola logró salir adelante, terminó la prepa, y lo último que supe fue que terminó su carrera. El punto de mi anécdota es que muchas veces la gente lo único que busca es ser escuchada, comprendida. Muchas veces le dije que si su opción, su última opción era el suicidio, que yo no la iba a detener, pero que había muchísimas cosas que aún podía construir con su vida. Yo soy de la idea que si alguien decide suicidarse, que lo haga. Cada quien debe tener el derecho a decidir sobre su propia vida, además sus razones deben tener, pero si el poderles escuchar sirve para persuadirles de no hacerlo, ahí estaré siempre. Regresando a la serie, me parece totalmente realista, sobre todo por los problemas típicos de hostigamiento entre estudiantes de secundaria o preparatoria. Y no sólo eso, sino el caso omiso de muchas y muchos docentes, departamento psicológico, directivos, compañeros o compañeras de clase. Es una lástima ver como todo esto se vuelve algo tan "normal", tan una moda donde se discrimina, violenta y hostiga a la gente adolescente y nada pasa. Mujeres jóvenes que se burlan de otras; hombres que se aprovechan de otras mujeres u hombres; el acoso sexual, la violación, la violencia física, psicológica, verbal, etc. Y entonces se vuelven temas de moda que todo mundo verbaliza y que nadie habla. Campañas aquí y allá pero todo sigue igual o peor por esa estupidez de: "si a mí no me pasa, no existe". Recomiendo la serie y no sólo a los y las jóvenes, sino a las y los adultos, así como docentes para que abran los ojos y se den cuenta que frente a ellos y ellas, hay una posibilidad de escuchar a personas que lo necesitan. Y una vez más repito, la empatía debiera ser el valor y la virtud de la humanidad. Abyss Borboa Olivera 


19 vistas
Suscríbete a mi Poema Diario

© 2016 by Abyss Borboa Olivera 

Proudly created with Wix.com

Búnker Cultural

Plaza Pavilion, Zona Río 9111

Tijuana, B. C., México

Tel. 664-394-9179

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon